martes, 11 de marzo de 2014


En la actualidad, cada vez existen más personas, que deciden curarse y sanarse a través de los sabios consejos de las abuelas, los remedios caseros de toda la vida. Bien es sabido, que incluso los laboratorios farmacéuticos realizan sus productos gracias a la sabia y generosa naturaleza.

En la antigüedad, las personas se curaban a través de la tradicional botica sana, adquiriendo sanos preparados de hierbas, que curaban casi cualquier afección que fuera grave o no. De antaño, en el campo se recogían plantas consideradas milagrosas y mágicas, e incluso muchas de ellas eran plantadas como hierbas necesarias y medicinales para el hogar, siendo maravillosos herbolarios caseros.



EN LA NATURALEZA SE ENCUENTRA UNA DE LAS CLAVES DE NUESTRA SANACIÓN COMO HUMANIDAD

La naturaleza siempre nos ha proporcionado todo lo que necesitamos, a pesar que ya hoy nadie agradece este incondicional gesto de la Madre Tierra. Ella nos alimenta, da calor, sustento, aire para respirar, agua para vivir, e hierbas mágicas para sanarnos, pero el ser humano vive dormido en su propio egoísmo y pensamiento material.
La humanidad debe dar un paso adelante y tener más respeto por el medio ambiente que nos rodea, pero desgraciadamente nos sentimos superiores, y por ello, “Gaia” nos da a entender a veces con su comportamiento agresivo y destructivo, que no somos tan grandes y poderosos como pensamos. La civilización humana se asemeja más bien a las diminutas hormiguitas, en un infinito universo, y que en manos del destino pareceremos incluso muñecos de trapo.
Necesitamos un urgente cambio de consciencia, y un gran despertar, para que nuevamente podamos unirnos en comunidad, y así convivir en un mundo mejor, más bello, solidario, armonioso y con una vibración más elevada. El Planeta Tierra necesita florecer de nuevo, por ello, nuestra ayuda y consideración es importante.

COPYRIGHT © LIDIA M.Y. / Foto Por Cortesía: Fotolia
Red de Blogs “GRUPO LM”


No hay comentarios:

Publicar un comentario