jueves, 21 de octubre de 2010


•    Visita a un médico lo antes posible para comenzar a recibir atención prenatal. Cuanto antes comiences a recibir asistencia médica, mayores posibilidades tendrán tú y tu bebé de estar sanos.

•    Bebe entre 8 y 10 vasos de agua al día. Eliminar las toxinas de tu cuerpo te ayudará a evitar infecciones urinarias que son muy frecuentes en  el embarazo.  Por ello es importante que no aguantes las ganas de orinar.

•    La buena nutrición de la madre es uno de los componentes fundamentales para el éxito del  embarazo.  No olvides que el bebé se alimenta a través tuyo y que lo que tú comes determina lo que él recibe o no recibe.  La clave está en la variedad y la cantidad de los alimentos que ingieras.

•    Una dieta balanceada te permitirá adquirir todos los nutrientes necesarios para tu bienestar y el de tu bebé.  Pídele a tu doctor que te recomiende una dieta adecuada,  Asegúrate que incluya suficientes vitaminas y nutrientes, pero modera las cantidades, pues no se trata de "comer por dos".

•    Las náuseas en el embarazo se deben a cambios metabólicos. En las mañanas, antes de levantarte,  come unas galletitas de soda y levántate lentamente. Trata de comer en pequeñas cantidades cada tres horas.  Es bueno comer proteínas antes de acostarse en la noche.

•    Durante el embarazo la retención de agua en los tejidos produce hinchazón especialmente en los pies.  Para aliviarla eleva tus piernas cada vez que puedas y evita usar ropa ajustada que las presionen.  Si notas que la hinchazón no es sólo en las piernas o notas un aumento brusco de peso,  avisa cuanto antes a tu doctor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario